10.29.2009

La gran familia


En casa somos una gran familia.....somos once hermanos, seis féminas y cinco chicos. Cuando eramos niños mi casa parecía una guardería, porque somos todos muy seguidos...mi madre se quedaba embarazada en la cuarentena -imagino que para no perder la costumbre de tener tripón- jajaja. Yo siempre la recuerdo con la tripa gorda y barriendo.....

En verano de tres a cinco era obligatorio respetar la siesta ¿Os imanáis un montón de niños en casa sin poder jugar, calladitos y quietos? Si no guardabas la siesta podían ponerte una multa si algún vecino denunciaba.
Mi madre se las ingeniaba muy bien.... A las tres de la tarde sacaba unas mantas que extendía en el suelo del salón, colocaba unos cojines para la cabeza y nos tumbaba a todos en fila, uno al lado del otro. Ella se tumbaba en el centro con un libro de Julio Verne.... nosotros la escuchábamos embobados....nos leyó toda la colección de Julio Verne, poesía de Juan Ramón Jiménez, Rubén Darío y muchas cosas mas que ya no recuerdo....y así nos mantenía callados y quietos. Son recuerdos muy entrañables....

Luego cuando se acababa el horario de siesta nos alborotábamos y cada uno se ponía a jugar a lo suyo con algún hermano o hermana.

Recuerdo un día que mis padres se fueron a la compra, yo tenía diez años y me quedé en casa con mis hermanos....se me ocurrió jugar al mundo al revés, mi hermano Rafa y yo que somos los mayores pusimos todas las sillas, mesillas y camas patas arriba....en el mundo al revés todo tenía que estar al revés....cuando llegaron mis padres de la compra se encontraron la casa hecha un desastre...¡Vaya bronca me llevé! Pero mereció la pena ja ja ja .... la siguiente vez jugamos a exploradores y tres cuartos de lo mismo jaja......

Tengo los mejores padres del mundo, nos hacían teatro con disfraces incluidos, para que nos entretuviésemos....vivíamos en el centro de Madrid y eso dificultaba mucho que pudiéramos salir a jugar.....

He tenido una niñez preciosa......
*cuchu* votar

8 comentarios:

  1. Debió de serlo Cuchu y tus padre increibles!!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. El recuerdo de la siesta en la manta con los cojines tambien lo tengo, a mi n me leian, pero yo devoraba todos los libros que caian en mis manos, lei todos los libros de julio verne, las historiasde los cinco, los sietes secretos, etc...

    Las travesuras no me extrañan nada, porque sigues asi, sigues siendo trasto, traviesa y divertida

    ResponderEliminar
  3. Pues Si ufff43, tengo unos padres estupendos, y espero que sea por mucho tiempo

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Quizá lo de las mantas y el cojín de la siesta era típico en Andalucía...mi madre es andaluza.

    La verdad que un poco trasto si que soy.

    ResponderEliminar
  5. cuchu he tenido una infancia muy parecida y muy bonita,recuerdos precioos mi madre tambien tuvo once hijos y me acuerdo de aquellas siestas del verano, que casi ninguno dormiamos,pero era para tenenernos recogidos y no dieramos la lata algunoo si caiamos redondos, que nostalgia mas bonita pero alegre. Besos y un saludo

    ResponderEliminar
  6. Es cierto Azahar son recuerdos preciosos...imagino que tu familia sería muy parecida a la mía. Siendo tantos era difícil aburrirse...

    ResponderEliminar
  7. hola cuchi ,mi cuchi ,lo de la sieste me suenaaaaaaaaaaaaaaaaaa,la hora de levantarse era para ver los dibujitos de la abeja maya,
    viky el vikingo ,y luego como soy la mayor,hacia de mama de mis hermanos ,bueno ya me conoces yo padeciendo por todo el mundo ,pues aun mas de mis hermanos
    que recuerdos,mi madre como trabajava de noche en una fabrica antes de irse a trabajar nos dejava a todos en la camita recojiditos ,me acuerdo que todos nosotros teniamos los ojos abiertos como platos esperando el pum de la puerta ,pues saviamos que mi padre nos levantava ,para ver junto a el ,el hombre y la tierra,el un dos tres ,y si no nos tocava la guitarra y cantavamos con el,que recuerdos puffffffff

    ResponderEliminar
  8. Hola Laura cielo...que alegría verte por aquí. Es muy bonito lo que cuentas...supongo que todos tenemos algún recuerdo agradable de la niñez.

    Un besito.

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya