7.25.2009

Ese Inolvidable Verano

Llanes...precioso lugar con cuestas y calles estrechas en todo el casco antiguo,brisa fresca con olor a sal, con olor a mar...

Nunca olvidaré el verano aquél, la primera vez que visité Llanes...

Llevaba casi 20 años sin ver a mi primo Ángel, para mí es tanto como un hermano.Un día recibí la mala noticia de su grave enfermedad...me derrumbé, no podía creer que le estuviera pasando a él...es tan especial, tan diferente y original....
Fui a verle a su casa y cuando le abracé después de tantos años toda yo me estremecí de la emoción.Empezamos de nuevo esa relación abandonada, y pasábamos juntos todos los fines de semana, disfrutando de la vida, de la naturaleza, de todo.
Por fin llegó el verano y quise que nos fuéramos juntos,quería pasar con él todo el tiempo posible, y hacerle feliz.Nos fuimos a Llanes y comimos percebes con sidra en la carpa azul del puerto...recuerdo que reíamos y reíamos, éramos cuatro, su mujer, mi marido, Ángel y yo, reinaba la armonía y las ganas de vivir y gozar, todos sabíamos que ese verano podía ser único,quizá no podríamos repetirlo.

Recorrimos la costa desde Llanes hasta Vigo, jajaja nos comimos 60 ostras !!! Ángel estaba disfrutando muchísimo, y yo me sentía muy feliz por haber recuperado a esa persona tan especial, con tanto imán, con tanto ángel. No hemos vuelto a repetir la hazaña desde aquél verano...pero ha quedado el recuerdo en mi corazón para siempre.Ese trocito de felicidad me lo guardé como un tesoro, y sé que Ángel también lo hizo...quizá el destino vuelva a regalarnos un trocito mas.

Aquél verano fue mágico e inolvidable.

Cuchu.

Margarita está linda la mar...


Recuerdo muy a menudo un poema que me llegó muy dentro cuando era una niña, recuerdo que fué en el colegio cuando lo leí por primera vez y me gustó tanto que mi madre me lo leía muy a menudo...me encantaba escucharla, ella ponía ese énfasis en cada frase que me hizo ver el poema como un cuento mágico.Aún hoy que lo acabo de leer siento lo mismo que sentí de niña...

Es de Rubén Darío y es uno de mis poemas preferidos, se titula A Margarita DEbayle


Margarita está linda la mar,
y el viento,
lleva esencia sutil de azahar;
yo siento
en el alma una alondra cantar;
tu acento:
Margarita, te voy a contar
un cuento:

Esto era un rey que tenía
un palacio de diamantes,
una tienda hecha de día
y un rebaño de elefantes,
un kiosko de malaquita,
un gran manto de tisú,
y una gentil princesita,
tan bonita,
Margarita,
tan bonita, como tú.

Una tarde, la princesa
vio una estrella aparecer;
la princesa era traviesa
y la quiso ir a coger.

La quería para hacerla
decorar un prendedor,
con un verso y una perla
y una pluma y una flor.

Las princesas primorosas
se parecen mucho a ti:
cortan lirios, cortan rosas,
cortan astros. Son así.

Pues se fue la niña bella,
bajo el cielo y sobre el mar,
a cortar la blanca estrella
que la hacía suspirar.

Y siguió camino arriba,
por la luna y más allá;
más lo malo es que ella iba
sin permiso de papá.

Cuando estuvo ya de vuelta
de los parques del Señor,
se miraba toda envuelta
en un dulce resplandor.

Y el rey dijo: «¿Qué te has hecho?
te he buscado y no te hallé;
y ¿qué tienes en el pecho
que encendido se te ve?».

La princesa no mentía.
Y así, dijo la verdad:
«Fui a cortar la estrella mía
a la azul inmensidad».

Y el rey clama: «¿No te he dicho
que el azul no hay que cortar?.
¡Qué locura!, ¡Qué capricho!...
El Señor se va a enojar».

Y ella dice: «No hubo intento;
yo me fui no sé por qué.
Por las olas por el viento
fui a la estrella y la corté».

Y el papá dice enojado:
«Un castigo has de tener:
vuelve al cielo y lo robado
vas ahora a devolver».

La princesa se entristece
por su dulce flor de luz,
cuando entonces aparece
sonriendo el Buen Jesús.

Y así dice: «En mis campiñas
esa rosa le ofrecí;
son mis flores de las niñas
que al soñar piensan en mí».

Viste el rey pompas brillantes,
y luego hace desfilar
cuatrocientos elefantes
a la orilla de la mar.

La princesita está bella,
pues ya tiene el prendedor
en que lucen, con la estrella,
verso, perla, pluma y flor.

* * *

Margarita, está linda la mar,
y el viento
lleva esencia sutil de azahar:
tu aliento.

Ya que lejos de mí vas a estar,
guarda, niña, un gentil pensamiento
al que un día te quiso contar
un cuento.

Amigas en la Distancia

















Hace casi un año, me resultaban poco reales esas historias de personas que se conocen virtualmente y se enamoran, o hacen amigos del alma...
Si alguien me hubiera dicho que yo formaría parte de esas historias no le habría creído. Fue hace casi un año que entré en el mundo virtual buscando ayuda y consuelo...estaba fatal y me sentía sola.

Hoy después de un año soy feliz de tener amigas en la distancia, mis mejores amigas, en las que más confío....mis amigas y yo formamos un grupo muy especial, muy íntimo y muy divertido.Sin ir mas lejos anoche estuvimos en nuestro chat, donde solo nosotras entramos, y en el que nos contamos penas y alegrías...anoche todo eran malas noticias y aún así convertimos la noche en una reunión muy divertida, cada una de nosotras contó una historia de su vida....todas queríamos hablar a la vez y nos pisábamos las palabras... ja ja ja parecíamos colegialas ¡ fue precioso ! y será uno de esos momentos que se quedarán en mi memoria.No estábamos todas, somos cinco mujeres con cinco historias que no se parecen en nada. Somos cinco mujeres con personalidades muy diferentes...somos cinco mujeres y nada mas.

Nos queremos y nos apoyamos; nos preocupamos las unas de las otras y nos reímos, bromeamos, lloramos, nos enfadamos......somos amigas en la distancia!!!

Espero que un día podamos salvar la distancia para poder materializar tantas cosas....amigas mías quiero deciros en persona lo mucho que os aprecio y os necesito en mi vida, y quiero agradeceros vuestra generosidad.
¡¡¡GUAPAS!!!
Cuchu.

7.24.2009

Inauguracion del blog...

Hoy es la primera vez que escribo en el blog, es la inauguracion de mi rincon de pensamientos y reflexiones...
Estoy nerviosa y contenta, he puesto mucha ilusion en este proyecto.Pretendo dejar muchos sentimientos y opiniones aquí...me encantaría que lo viera mucha gente y que dejaran su opinion
sobre el blog y los temas que vaya sacando.Quizá sea demasiado pretenciosa...pero me encantaría.

Y para celebrar el estreno voy a escribir un cuento que me encanta:

EL BUSCADOR
Esta es la historia de un hombre al que yo definiría como buscador
Un buscador es alguien que busca. No necesariamente es alguien que
encuentra. Tampoco esa alguien que sabe lo que está buscando. Es
simplemente para quien su vida es una búsqueda.
Un día un buscador sintió que debía ir hacia la ciudad de Kammir. Él había
aprendido a hacer caso riguroso a esas sensaciones que venían de un lugar
desconocido de sí mismo, así que dejó todo y partió. Después de dos días de
marcha por los polvorientos caminos divisó Kammir, a lo lejos. Un poco antes
de llegar al pueblo, una colina a la derecha del sendero le llamó la atención.
Estaba tapizada de un verde maravilloso y había un montón de árboles, pájaros
y flores encantadoras. La rodeaba por completo una especie de valla pequeña
de madera lustrada… Una portezuela de bronce lo invitaba a entrar. De pronto
sintió que olvidaba el pueblo y sucumbió ante la tentación de descansar por un
momento en ese lugar. El buscador traspaso el portal y empezó a caminar
lentamente entre las piedras blancas que estaban distribuidas como al azar,
entre los árboles. Dejó que sus ojos eran los de un buscador, quizá por eso
descubrió, sobre una de las piedras, aquella inscripción... “Abedul Tare, vivió 8
años, 6 meses, 2 semanas y 3 días”. Se sobrecogió un poco al darse cuenta de
que esa piedra no era simplemente una piedra. Era una lápida, sintió pena al
pensar que un niño de tan corta edad estaba enterrado en ese lugar… Mirando
a su alrededor, el hombre se dio cuenta de que la piedra de al lado, también
tenía una inscripción, se acercó a leerla decía “Llamar Kalib, vivió 5 años, 8
meses y 3 semanas”. El buscador se sintió terrible mente conmocionado. Este
hermoso lugar, era un cementerio y cada piedra una lápida. Todas tenían
inscripciones similares: un nombre y el tiempo de vida exacto del muerto, pero
lo que lo contactó con el espanto, fue comprobar que, el que más tiempo había
vivido, apenas sobrepasaba 11 años. Embargado por un dolor terrible, se sentó
y se puso a llorar. El cuidador del cementerio pasaba por ahí y se acercó, lo
miró llorar por un rato en silencio y luego le preguntó si lloraba por algún
familiar.
- No ningún familiar – dijo el buscador - ¿Qué pasa con este pueblo?, ¿Qué
cosa tan terrible hay en esta ciudad? ¿Por qué tantos niños muertos enterrados
en este lugar? ¿Cuál es la horrible maldición que pesa sobre esta gente, que lo
ha obligado a construir un cementerio de chicos?.
El anciano sonrió y dijo: -Puede usted serenarse, no hay tal maldición, lo que
pasa es que aquí tenemos una vieja costumbre. Le contaré: cuando un joven
cumple 15 años, sus padres le regalan una libreta, como esta que tengo aquí,
colgando del cuello, y es tradición entre nosotros que, a partir de allí, cada vez
que uno disfruta intensamente de algo, abre la libreta y anota en ella: a la
izquierda que fu lo disfrutado…, a la derecha, cuanto tiempo duró ese gozo. ¿
Conoció a su novia y se enamoró de ella? ¿Cuánto tiempo duró esa pasión
enorme y el placer de conocerla?…¿Una semana?, dos?, ¿tres semanas y
media?… Y después… la emoción del primer beso, ¿cuánto duró?, ¿El minuto y
medio del beso?, ¿Dos días?, ¿Una semana? … ¿y el embarazo o el nacimiento
del primer hijo? …, ¿y el casamiento de los amigos…?, ¿y el viaje más
deseado…?, ¿y el encuentro con el hermano que vuelve de un país
lejano…?¿Cuánto duró el disfrutar de estas situaciones?… ¿horas?, ¿días?… Así
vamos anotando en la libreta cada momento, cuando alguien se muere, es
nuestra costumbre abrir su libreta y sumar el tiempo de lo disfrutado, para
escribirlo sobre su tumba. Porque ese es, para nosotros, el único y verdadero
tiempo vivido.

Autor: Jorge Bucay