9.22.2010

¡Que me corten la cabeza!


¡Que me corten la cabeza!

Eso es lo que le he dicho hoy a una señora… ella ha dicho “si le cuento esto a alguien se cree que es un chiste”

Voy a explicar el porqué de estas frases:

Este año voy a empezar a ejercitar mi cuerpo con gimnasia y natación…. Pues bien en el pabellón de deportes me dieron las solicitudes para mi nieta y para mí, me explicaron que fuera al banco a pagar las matrículas.

Al día siguiente relleno las solicitudes y después de recoger a Paula del cole nos fuimos directas al banco… cuando me toca el turno en la ventanilla me percato de que no llevo las solicitudes ¡un despiste de nada! Vuelvo a casa, me tiro media hora buscando los papeles… miré en cada rincón y nada ¿pero dónde coño las he puesto?, salí al coche allí tampoco estaban, y de pronto las veo encima del escritorio ¡mil veces miré allí! ¡Por fin pude pagar las matrículas en el banco!

Hoy me arreglo ¡por decir algo! Para ir a buscar a Paula al cole, cojo las llaves de casa, cojo las llaves del coche… ¿dónde están las llaves del coche?, busco por arriba, busco por abajo, busco por el medio y el intermedio… ¡no encuentro las llaves! Empiezo a ponerme nerviosa y ¡por fin las veo! Encima de un mueble donde acabo de mirar otras mil veces… Recojo a Paula y nos vamos al pabellón deportivo a entregar el recibo del banco… ¡los recibos no están entre las solicitudes! ¡Vuelta a casa! Mi nieta entre risas dice “qué graciosa eres abuelita”… yo tratando de mantener la compostura le regalo una sonrisa profiden. Llego a casa busco, rebusco y encuentro los recibos…. Al pabellón otra vez… Entrego los papeles ¡Dios he puesto mi nombre en la solicitud de Paula! La señora me entrega otro papel para rellenar… vuelvo a poner mi nombre ¡¡¡¡aaaaaggggg!!!!! Me sobran solicitudes, me faltan recibos…. Y entonces en un ataque de ¡no puedo más! Grito, ¡Que me corten la cabeza!, la señora se parte de risa, mi nieta también, la señora me coge los papeles y dice “¡trae que yo te los relleno! ¡Y tira todos esos papeles que no sirven! ¡Tíralos ya! Anda que a quien le cuente esto, pensará que es un chiste”. Cuando por fin todo está en orden me dice ella tan simpática ¡anda ves a casa y échate una siesta! ¿Se puede pasar más vergüenza? Me voy y me dejo las llaves encima del mostrador…. Vuelvo por las llaves y la niña se parte de risa “abuela que graciosa eres”. Al volver doblando una calle ¡¡¡bordillazo al coche!!!

….. He decidido no salir de aquí en todo el día… y ¿Sabéis una cosa? He llorado de rabia, desesperación, impotencia, porque cuando tu cabeza se desconecta es muy duro… eso sí “soy muy graciosa” porque mi nieta se parte de la risa.

Y sigo en mi escalón... preparando mis piernas y mi equilibrio para algún día subir el siguiente.

Un besote a todos.
Cuchu

11 comentarios:

  1. ayss Cuchu besicos de otra despistada jjjj

    ResponderEliminar
  2. Abuela... que graciosa eres... Ha estado fenomenal, no?
    Tan solo unos despistillos de na.... jejeejjeje.
    A reirse de uno mismo, que es bueno!
    Oye, cuando te pasen cosas así, no dudes en contarlas, que nos hacen reir a gusto, de veras.
    Abrazos. Jabo

    ResponderEliminar
  3. jajajajaja!!!! acabo de dejarte un comentario prolijito y se me escapó la página de tu blog.
    habrá fantasmas???? no te preocupes...lo que vos relatás, me sucede a mi también algunas veces y sí que me pone fatal....pero todo pasa.

    te invito con un cafecito a que pases a leer mi nuevo post que habla sobre el cuerpo.....Estamos en sintonía!!!!

    Y vamos subiendo la cuesta!!!!!

    besazos.

    ResponderEliminar
  4. Ufff entre despiste y despiste voy comiendo alpiste jajajajajaa

    Un besoooo

    ResponderEliminar
  5. Jabo si hiciera eso, estaría escribiendo a diario jajajaja ¡sin parar de contar despistes!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. SURURU
    ¡voy volando a tomar ese cafetito!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  7. JA JA JA...
    Hola Cuchu.
    ¿Sabes? Siempre he dicho que el niño que no haya disfrutado de conocer y aprender de sus abuelos ha dejado atrás, por desgracia, una parte muy importante de su vida.
    Si te cortaran la cabeza destrozarías el coche...¿cómo ibas a ver? je je
    Pero fuera de chistes te diré algo; Puede que estés empezando; con el esfuerzo del gimnasio, a tratar tus achaques, pero, la mejor medicina ya has empezado a dosificártela y es la mejor de tu vida...
    La sonrisa y complicidad de tu nieta es una medicina maravillosa.
    Ánimo amiga, y un beso.

    ResponderEliminar
  8. Agustín
    Ma elgra mucho tu risa... tienes razón "La sonrisa y complicidad de tu nieta es una medicina maravillosa".

    Un besote

    ResponderEliminar
  9. Vivimos una vida demasiado acelerada y estresante, tal vez si bajamos las revoluciones......Lindo y real relato. Yo que soy hombre, y no puedo hacer dos cosas a la vez, intento concentrarme solo en una hasta que la termino. Y funciona. Aunque viniendo de una mujer, que generalmente son capaces durante toda la vida de hacerse cargo, de la casa, hijos, marido, trabajo, papeleos y demás sin despeinarse, llegado este momento tiene que ser frustran te. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. David
    muy simpático el comentario jaja

    Gracias por formar parte de este pequeño rincón... espero que vengas a menudo, yo también iré al tuyo que está genial... un beso.

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya