4.25.2011

El mejor regalo del mundo

Hoy por la mañana he estado escribiendo algo especial para mi madre… todos sus hijos e incluso nietos lo estamos haciendo. La intención es entregarle un libro con todos nuestros escritos dedicados a ella, un libro lleno de palabras profundas de amor, cariño y agradecimiento. Cada uno de nosotros le dedicará una página, diciéndole todo aquello que se nos queda muchas veces sin decir… esto mismo lo hicimos el día del padre. La genial idea la tuvo mi hermana Raquel, que es la pequeña de once hermanos y con mucha ilusión hemos cumplido este precioso gesto que, entre otras cosas, ha unido aún más a toda la familia. Lo cierto es, que al escribir mi dedicatoria han salido tantas y tantas cosas… tantos recuerdos y buenos momentos vividos con ella “MI MADRE”. He llorado mucho al recordar, emocionada y agradecida por tener una madre como la que tengo… y creyendo que sabía lo mucho que la quiero, he descubierto que estaba equivocada y que la quiero muchísimo más de lo podía imaginar.

He querido compartirlo aquí, porque si alguno de los que leen este post, no saben o no tienen claro qué regalo podría ser el mejor, sin dudarlo, una dedicatoria de todos sus hijos le llegará más directamente al corazón que ninguna otra cosa. Lo sé, porque cuando mi padre recibió su libro dedicado, lloró de felicidad y se sintió el padre más querido del mundo.

Ahora emocionada aún por las palabras que he escrito a mi madre y las que hace unos días escribí a mi padre, me siento satisfecha y feliz de haberlo hecho… nunca tendré esa sensación de impotencia porque ya les dejado por escrito todo cuanto se puede decir a unos padres. No se me vendrán a la cabeza frases como “ojalá le hubiera dicho…”, porque se lo he dicho. Me siento una buena hija por este pequeño y a la vez gran regalo… y estoy impaciente por que llegue el primer domingo de mayo para ver la cara de mi madre.

Y para terminar… esto que hemos hecho mis hermanos, mis hijos y mis sobrinos, no quedará en nosotros, porque algún día, mis hijos lo harán conmigo y mis sobrinos con sus padres. ¿Qué puede ser más hermoso que los sentimientos de tus hijos plasmados en un libro para verlos siempre que quieras?

Un beso para todos

María Jesús

7 comentarios:

  1. ¡Qué ocurrencia tan bella, imaginativa y perdurable a través del tiempo!!

    Te felicito a vos y a tu familia. Y a tu hermosa mamá por los hijos q tiene.

    besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. ¿MÁS HERMOSO? CREO QUE LO ÚNICO QUE PODRÍA SUPERARLO ES LA SONRISA DE TUS HIJOS. SUERTE.

    ResponderEliminar
  3. Hermosa idea. Creo que nada puede gustar más a una madre o un padre que las palabras de reconocimiento de sus hijos y nietos de haber sentido el amor y el cariño que les han entregado, a lo largo de su vida sin pedir nada a cambio, porque así es la vida, se da todo por los hijos, pero difícilmente llegas a recibir compensación alguna por parte de ellos. Considero tal iniciativa de una gran ternura, como algo que debería ser ejemplo a seguir.
    Saludos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me parece el regalo mas hermoso del mundo que se puede hacer a una madre...e igual te copio y lo hacemos mi hermana y yo...ella nos lo ha dado todo y que menos que decirle lo que sentimos...genial idea cielo...un abrazo muy cariñoso...

    ResponderEliminar
  5. Te felicito por la idea y la realización, a ti y a Raquel ( felicítala por favor de mi parte).
    Espero que si hoy le habéis entregado el regalo haya sido emotivo y os haya unido.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  6. Qué idea tan genial, tan bonita, tan emotiva y, al mismo tiempo, tan sencilla! Tu madre es muy afortunada...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡¡¡Llego tarde a todos lo comentarios!!!! Lo siento, a veces no estoy todo lo bien que quisiera para atender el blog y a vosotros como se merecen.

    He felicitados a mi madre de vuastra parte y si alguien ha felicitado a la suya como explico en el post ¡¡me sentiré muy satisfecha!!

    Un gran beso a todos y gracias por los comentarios.

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya