5.23.2011

Goliat



Se ceba con saña la mala fortuna,
golpea y golpea,
dejándome hastiada, sin fuerza ninguna.
Y cómo me bato con este Goliat
si no tengo piedras para pelear.
Pozos de tristeza se abren a mis pies,
y caigo al vacío, quedando sin fuerzas,
para levantarme la siguiente vez.
Con los brazos rotos, la piernas partidas
y el alma cansada, quiero abandonarme;
que venza Goliat... porque estoy rendida.
Que venza el gigante y me deje tranquila...

Aunque este poema es una rendición, quiero dejar claro que no es más que un poema... un sentimiento plasmado en letras. Todos los que como yo tenéis la necesidad de materializar los sentimientos, seguramente también escribís como yo las experiencias, sensaciones, sentimientos y emociones, porque son el caldo de cultivo para nuestras letras. Y como en el post anterior me dejásteis vuestro mensaje positivo, quiero decir, que a pesar de lo escrito aquí, Goliat será vencido por David y que este poema no más que una pequeña trampa para el gigante... no hay rendición ni la habrá. Cuántos sentimientos diferentes pueden pasar por nuestra mente en un solo día.

Un alma luchadora y positiva os desea una feliz semana.

Maria Jesus Blanco

5 comentarios:

  1. No, no hemos sido vencidos porque la verdadera lucha está en la calle. La otra ya sabíamos lo que iba a pasar y a nadie nos ha extrañado; ¿qué pensar de alguien que confía en un corrupto o un ladrón la administración de sus bienes? ¿Y qué podía hacer quién había confiado en alguien y se había visto traicionado por su manera de gobernar?
    No, la verdadera lucha sigue en la calle porque aún no hemos conseguido la democracia. Vivimos en una dictadura; la dictadura del mercado, donde nuestros políticos están al servicio del capital y de la banca y nos imponen sus dictados. No somos hombres libres, sino instrumentos sin capacidad de pensar ni reaccionar, educados para producir y consumir aquello que se nos ordene a través de los medio de comunicación de masas.
    Por eso la lucha sigue en la calle. Nuestro primer objetivo es conseguir la democracia, y entonces podremos hablar de triunfos o derrotas en las urnas, mientras tanto las urnas son demasiado frágiles.

    ResponderEliminar
  2. A veces nos fallan las fuerzas...pero hay que crecerse ante lo malo de la vida...precioso...

    a mi también me pasa que creen que es mi vida todo lo que escribo...no te preocupes cielo...te cuento que una vez hice un poema con titulo: el amor es puro cuento nada mas...no te veas como se pusieron...en fin que escribes genial ese sentimiento...de derrota...un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Carlos,
    espero que esta lucha por una democracia de verdad sea apoyada y no quede en un amago ¡ya es hora de cambiar las cosas!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Arwen cariño... que bien me has entendido. Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. Espero que estés bien cielo...que tu ausencia sea que estas muy ocupada...y espero que pronto vuelvas con tus hermosas entradas...te echo de menos...besitosss cariñosos...

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya