1.21.2012

Paciencia







¿Cuál es la gota que colma el vaso?, cuando creo que ya ha llegado esa gota cae otra gota... y otra... y otra. A veces pienso que esa gota no llegará porque el vaso crece y siempre cabe más... y más... y más...

Mientras el vaso tenga la capacidad de crecer no se derramará ni una sola gota, aunque la gota que colma el vaso suele ser la que ya no se espera.

 Feliz domingo

Maria Jesus Blanco

8 comentarios:

  1. ....Y si cambias de vaso?
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  2. La gota que “colma el vaso” es esa lección pendiente que llega hasta ti para que la superes, la trasciendas... y dejes espacio para la siguiente.

    Y sí, mientras tengamos espacio para crecer, aprender y aceptar, caminar, nada se derramará en nosotros...

    Acertada reflexión María Jesús. Feliz domingo para ti también.

    Un abrazo.

    Ernesto.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Mª Jesús. Interesante reflexión y me has hecho preguntarme esta cuestión. Personalmente creo que si conozco cual es mi límite, sabré cual es la última gota que colmará mi vaso, si no, me pillará de sorpresa.

    Saludos, (hacia mucho tiempo que no estaba activa por blogger, intentaré permanecer)

    ResponderEliminar
  4. Jabo,
    estoy cambiando el vaso, que dicho sea de paso soy yo. Estamos en constante cambio y eso aunque a veces nos resulta difícil es porque nos adaptamos ¡y de eso tú sabes mucho!

    Un abrazo muy grande... espero que estés bien.

    ResponderEliminar
  5. Ernesto, gracias por tus palabras, que siempre me dan un empujoncito. Estoy en un momento difícil e intento que no me supere.

    Un abrazo... o dos... o tres...

    ResponderEliminar
  6. Gemela,
    te aseguro que siempre te pillará de sorpresa, porque si supieras cuando llega seguramente no sería la que colme el vaso porque estarías preparada... ¡permanece en bloger!

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Ese flexible vaso de la paciencia, pero no demasiado, porque sino no podrá sostener el agua que contiene. La gota que lo desborda pondrá todo en su sitio.

    Este pensamiento me hace recordar que llegado el momento hay que dar una palmada en la mesa, hasta aquí!!!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Mar me ha gustado eso de "ese flexible vaso", creo que dependiendo de nuestra felxibilidad la gota colma antes o después, pero como dices cuando se desborda todo vuelve a su sitio.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya