2.03.2012

Un convencimiento



Cada vez tengo más certeza de que lo que vemos y percibimos del exterior, es el reflejo de nuestro interior, hoy he vivido un momento que me ha demostrado una vez más que es así. Cuando dos personas no se entienden, es porque cada una de ellas tiene una percepción distinta de su mundo; es como si hablaran diferentes idiomas.
Quien ve el mundo de forma similar a ti, está en consonancia contigo. Estar con quien piensa y ve como tú, te hace pensar que tú ves las cosas como son… nada más lejos de la verdad. Ser mayoría no significa tener razón o estar en lo cierto, y ser minoría tampoco. Cuando no hay prejuicios ni condicionamientos, cuando la mente está libre de las trabas que vamos adquiriendo durante nuestra vida, es cuando estamos más cerca de ver  las cosas con claridad.
Yo aún no he tenido la suerte de llegar a ese punto, pero tener consciencia de que lo que veo y percibo dista mucho de lo que realmente hay ahí fuera, ya es un gran paso que me ayuda a comprender, que la falta de entendimiento, es fruto de las limitaciones que nosotros mismos nos ponemos sin darnos cuenta. Y que los demás al igual que yo, actúan según la realidad que proyectan.
Saber esto me ayuda a mantenerme en pie, aunque en algunas ocasiones pierda la calma. Mi objetivo es desterrar de mi mente todas las piedras, para dejar de tropezar. Ojalá que pueda conseguirlo para llegar a la paz interior, sin que me afecten demasiado las circunstancias. Suena a tópico, pero ya lo están haciendo muchas personas, y cada vez son más los que piensan como yo.


Es cuestión de trabajar en nuestro YO interior dejando el EGO a un lado, que es el que casi siempre nos fastidia.
Un abrazo sincero para quienes están en concordancia conmigo y para los que no.

Maria Jesus

8 comentarios:

  1. La proyección es un sistema de defensa del yo para conformar la realidad que te rodea según tú la queires percibir,tal y como la proyectas. Existen otras formas de no ver la realidad diferentes a la proyección, y que no pasan por su manipulación; sencillamente se trata de comprender que estamos limitados, y no tenemos por qué ser poseedores de "la verdad". Es lo contrario a ser un dogmático, ser una persona razonable y tolerante, dada al diálogo, y abierta a cualquier otra espectativa diferente a la tuya, porque las "realidades" son tantas como puntos de vista tengas para observarla. En muchas ocasiones, no estar de acuerdo en algo es una simple cuestión semántica o de punto de vista, cosas que a través del diálogo se pueden dilucidar.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estesería un buen tema para charlar tomando un café.
      Un abrazo Carlos

      Eliminar
  2. Es cierto lo que señalas María Jesús... Llevo algunos días que esta frase, leída hace tiempo, tal vez en YO SOY ESO, Nisargadatta, viene una y otra vez a mi mente: “el mundo que conoces apareció cuando naciste y desaparecerá cuando tú mueras”. ¿Qué viene a significar esto?... Tal vez algo que ya muchos intuimos. Que la realidad que “vivimos” no lo es todo... Y puede que no sea “nada”... Si acaso el sueño de una realidad más profunda a la que todavía no hemos despertado.

    Y sí, es mucho tener consciencia de que lo que ves y percibes no es la realidad ahí fuera.

    Perder la calma en ocasiones es inherente a las cosas de este mundo, pues todo ello trabaja para tu despertar definitivo.

    La meta está “alcanzada” desde siempre... pues ella es el camino.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me haces reflexionar, ¡¡y con lo que a mí me gusta eso!!
      Que tengas un bonito fin de semana. Besos

      Eliminar
  3. Mi objetivo es desterrar de mi mente todas las piedras, para dejar de tropezar. Ojalá que pueda conseguirlo para llegar a la paz interior, sin que me afecten demasiado las circunstancias...

    Te mando una escoba quitapiedras?
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  4. Jabo jajaja tú siempre tan ocurrente, pues lo mismo te cojo la palabra y te pido la escoba jeje.

    Un abrazo muy grande mas mejor amigo

    ResponderEliminar
  5. Filosófica reflexión, estupendo mecanismo para entrenar la razón que nos lleve a saltar nuestras circunstancias que nos marcan y moldean.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Mar cariño, siento contestar tan tarde, no había visto tu comentario en mi hotmail, claro que tampoco he mirado estos días... "entrenar la razón para que nos lleve a saltar nuestras circunstancias que nos marcan y moldean.", has dado en el clavo con tu frase.

    Un abrazo Mar.

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya