3.04.2012

Un instante de libertad



Me agobia el pavimento de las calles, las farolas, el ruido de coches, la luz artificial, las paredes y vallas, los espacios cerrados, el olor a gasolina, las prisas, los edificios...

Necesito sentir libertad; estar en el centro de horizontes lejanos, donde la vista no alcance el final, entre campos verdes plagados de flores; ver cómo las mariposas revolotean y escuchar el arrullo del agua entre las piedras del río; sentir la brisa perfumada acariciando mi cara mientras la lluvia menuda humedece mi cuerpo y con los pies descalzos sobre la hierba mojada; ver un arco iris,  oír el trino de pájaros y el murmullo de las ramas de los árboles cuando el viento las mece; que mi piel se temple con los rayos del sol, y en la noche de luna llena ver las estrellas con el canto de los grillos de fondo...

Allí donde no hay huellas de civilización es donde quiero estar y sentirme libre, aunque sea tan sólo un instante…Lo necesito como el respirar.

Cada día soy más de la naturaleza y sólo en ella me siento bien.

Feliz comienzo de semana :)

Maria Jesus

8 comentarios:

  1. Pues te acompaño porque pienso igual...siempre tengo que escaparme alguna vez, mi ofician es visitar castillos medievales de mi zona y mas lejos si puedo...me sumergo en su atmósfera mágica y me encanta sentir que allí hubieron personas hace muchos años, viviendo, sufriendo y amando....preciosa entrada amiga y gracias por la visita, besos con mi ternura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arwen.
      A mí también me gusta mucho visitar castillos y respirar ese ambiente,, de hecho la lectura que más me gusta es sobre la epoca medieval, llena de supersticiones.

      Ha sido un placer visitarte, como siempre.
      Un beso grande.

      Maria Jesus.

      Eliminar
  2. Lo necesitas sí pero, ¿lo tienes al alcance de la mano?. Si lo tienes vívelo. Pero si no es el caso y haces de ello una meta no fácil de obtener surgirá el ansia, y con ella, si no se obtiene lo que se desea, la frustración...

    A veces nos creamos objetivos más allá de nosotros mismos. Todo está en nosotros... Sería cuestión de saber verlo.

    Un abrazo María Jesús.

    PD: Quisiera saber que has hecho para tener activada la "Suscripción por correo electrónico".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ernesto.

      Si, tienes razón, marcarse metas que no se pueden alcanzar crea miedos e infelicidad... no es este el caso. En realidad siempre he estado muy cercana a la naturaleza, desde niña mis padres nos llevaban los domingos y fiestas al campo, al río y así es como empecé a disfrutar de ella. Nací en Madrid capital, donde no se podía bajar a jugar a la calle. Lo que me pasa ahora es que llevo tiempo sin ir a visitar parajes naturales y lo hecho de menos, pero en breve me monto una excursión.

      Un abrazo.

      Maria Jesus.

      Eliminar
  3. No hay duda, nuestros origenes están en la naturaleza y por muy urbanita que nos hayan convertido, ansiamos volver al contacto el aire puro, el agua cristalina, la vegetación silvestre...sentirnos un poco libres.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mar he tardado mucho en contestar este cmentario, pero en cierto modo me alegra, porque alguna cosa ha cambiado, y vou a poder llevar a cabo ese ansiado deseo de naturaleza... me sentiré libre libre mucho más de un instante y me siento afrotunada por ello.

      Un beso grande amiga y feliz semana.

      Eliminar
  4. Hola, quería decirte que me identifico plenamente con tus frases:

    "Allí donde no hay huellas de civilización es donde quiero estar y sentirme libre, aunque sea tan sólo un instante…Lo necesito como el respirar.

    Cada día soy más de la naturaleza y sólo en ella me siento bien."

    Y que consecuentemente a ello, hago todo lo posible para cumplirlas.
    Abrazo. Jabo

    ResponderEliminar
  5. Jabo no twengo ni la más minima duda de que te identificas, de echo la naturaleza es tu medio. Te prometo que estoy haciendo lo posible por estar cerquita de ella... y ojalá pudiera cruzarme contigo en ese camino de Santiago, pero este año por desgracia no me es posible. Ojalá vuelvas a hacerlo el año que viene y podamos coincidir en alguna etapa y charlar como dos buenos amigos.

    Un abrazo muy grande Jabo :))

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya