8.17.2012

¡SIETE POR CADA SIETE!



¿Habéis leído alguna vez esa frase de “si te caes siete veces, levántate ocho”?, o “Si te caes mil veces, levántate mil y una”… Bueno pues esta mañana me he roto la cabeza porque matemáticamente eso es imposible; pero he pensado, “hombre es una sabia reflexión, algo de verdad habrá en ella”, y me he dispuesto a comprobar si era posible hacerlo. Me he vestido con chándal y zapatillas deportivas y me he ido al campo, uno que hay lleno de barrancos, piedras, precipicios y cosas de ésas, para asegurarme de que me iba a caer. Al principio no me caía, hasta que he caído en la cuenta (esta caída no cuenta), de que lo mejor sería caminar mirando al cielo… La primera caída ha sido bestial, he tropezado con un pedazo de piedra y me he dejado tres dientes clavados en la hierba, ¡que dolor!, no se lo recomiendo a nadie… me he levantado y he apuntado en una libreta: 1 caída = 1 levantada.
Unos metros más adelante al poner el pie derecho en el suelo… ¡no había suelo!, y he caído por un barranco de 50 metros… dos costillas rotas, otro diente en la hierva y una oreja partida. Me he levantado y he vuelto a escribir en mi libreta: 2 caídas= 2 levantadas. ¡Dios que dolor, y aún tenía que caerme 5 veces más!

He caído en un agujero y me he partido la cadera –y van tres-, después he vuelto a tropezar y he rodado monte abajo dejándome medio culo en el saliente de una roca –con esta son cuatro-… más tarde casi me ahogo en el río (no por el agua, es que se me ha metido un pez en la boca y me he atragantado), al salir del agua he resbalado partiéndome el dedo meñique del pie izquierdo –y como esta caída ha sido doble, van seis-. “Gracias a Dios” he pensado, ya sólo tengo que caerme una vez, y en esta no tengo más remedio que levantarme dos… Me parecía muy difícil, pero yo no perdía la esperanza de conseguirlo. Total que cuando menos lo esperaba he caído por un precipicio de 500 metros de altura y me he roto todos los dientes que me quedaban, piernas y brazos, cuello y cráneo… pero me he levantado y he apuntado en mi libreta: 7 caídas= 7 levantadas.
He vuelto a mi casa hecha un cuatro y de muy mala leche pensando ¿quién habrá sido el gilipollas que ha inventado esa frase? ¡Si te caes siete veces, sólo te puedes levantar siete veces y ni una más!... y menos mal que no me ha dado por comprobar la de caerse mil veces.
¡He dicho!

Escrito por: María Jesús Blanco (Hay que ser imbécil para ponerse a comprobar algo así).

Feliz fin de semana!