10.31.2012

Decir te quiero no es querer




 Decir “te quiero” no es querer. Porque querer no se compone de palabras, sino de hechos, y cuando se quiere de verdad o se quiere bien, la otra persona lo sabe, aunque no se lo digas. Está bien decir “te quiero” cuando tus actos lo demuestran, porque si no es así, serán palabras vanas, sin ningún significado para quien las recibe.
Si apoyas cariñosamente en los momentos difíciles, estás queriendo. Si te esfuerzas por arrancar una sonrisa al llanto, estás queriendo.
Querer es regalar instantes felices para alegrar un corazón, es extender la mano generosamente para dar seguridad, abrazar con el corazón, sintiendo complacencia, porque ese gesto evita la soledad al ser querido. Es hacer sentir a otra persona que es lo más importante, es no tener que pedir perdón una segunda vez. En definitiva querer es dar porque sí, sin esperar otra cosa que haber hecho feliz a alguien. Y sólo entonces, ese “te quiero” será sincero, y llenará de gozo a ese corazón que lo escucha.
Querer es decir “te quiero” sin palabras.

-María Jesús Blanco-

10.29.2012

He aquí...






*He aquí a una mujer derrotada por las circunstancias, pero no rendida. Desesperada, a veces, por la ausencia de acontecimientos que la encadenan a una situación límite por tiempo indefinido.
*He aquí a una mujer despojada de todas las cosas que en otra hora formaban parte de su vida, permaneciendo empaquetadas en un garaje y sin poder acceder a ellas. Esas cosas que son el fiel testigo de sus momentos felices.
*He aquí a una mujer sin trabajo, sin autonomía económica,  sin vida social y sin poder ejercer el derecho a vivir dignamente.
*He aquí a una víctima más de la avaricia desmedida de bancos, capitalistas y políticos manipuladores y mentirosos.
*He aquí a una española…

-María Jesús Blanco-