9.12.2014

Estoy aquí...

Estoy aquí.
Cuando florece la primavera y el sol sale cada mañana.
Estoy aquí.
Cuando llueve y cuando truena, cuando graniza y escampa.
Estoy aquí.
Cuando la vida me sonríe y todo a mi alrededor baila.
Estoy aquí.
Cuando todo se rompe y el caos y la tristeza me atrapan.
Estoy aquí siempre.
En lo bueno y en lo malo, en lo dulce y en lo amargo...
Y no importa si es lo que quiero, no importa si puedo,
porque si estoy aquí es por algo que escapa a la comprensión del ser humano. Por eso estoy aquí y seguiré estando hasta que llegue el momento de estar en otra parte, esa que sólo conocemos cuando morimos aquí y renacemos en otra dimensión.

Estoy aquí.
Para aprender, para crecer, para aceptar... para llegar al YO verdadero y comprender que eso es lo que soy y por lo que estoy; porque sé que YO SOY, aunque aún no lo haya comprendido. Quizá cuando mis ojos se abran y YO SEA dejará de importar dónde esté, porque seré YO en cualquier parte, en cualquier tiempo... atemporal y sin límites.

Que así sea!



6 comentarios:

  1. Me alegra leerte en estos términos María Jesús... Simples y profundos. ¡La realidad!

    Cuando SEAS, dejará de importar todo...

    Un gran abrazo amiga.

    ResponderEliminar
  2. A mi me alegra mucho saber que estas aquí o allá, en donde quiera que logres estar en cuerpo y alma!! hoy estas en un espacio de mi corazón, recordando siempre que aún en la distancia se logra encontrar personas que nos tocan el alma con sus letras!! un fuerte abrazo y donde quiera que te encuentres recuerda siempre que formas parte de mi pequeño mundo!!

    ResponderEliminar
  3. De nuevo un abrazo María Jesús.

    Si bien sé que escribes a tu ritmo y gusto, no dejo de echar de menos tus palabras, tus avances, tus despertares amiga.

    ResponderEliminar
  4. Hola Ernesto. Me alegra mucho verte de nuevo. Ando un poco perdida como ves, o descolgada o descolocada... o vete a saber cómo :)

    Un abrazo de osa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, también yo me alegro de saber de ti.

      Veo que la situación persiste, generando ese desconcierto que señalas. Las cosas son, sin duda, pero ni llegan por casualidad, ni tienen porque permanecer eternamente... Las cosas suceden y, aunque no lo entendamos o nos cueste aceptarlo, suele haber un sentido en ello.

      Cierto que nadie quiere vivir momentos como estos, hoy tuyos, ayer de unos, mañana de otros, pero en muchos casos y una vez superados suelen verse como lecciones necesarias, pasos previos para llegar a donde nos han conducido... Generalmente ¡bendiciones!

      Comprendo que decir esto a quien está en la vorágine del momento no es fácil de entender, y más de aceptar, y sin embargo no digo nada que tú misma no expreses en tu texto... Y lo sabes.

      Un fuerte abrazo amiga.

      Eliminar
  5. Norkys corazón. a mí me alegra sobremanera que estés, sea donde sea, porque desprendes mucho cariño.

    Te quiero madre coraje :)

    ResponderEliminar

Las huellas hacen el camino... gracias por dejar la tuya